You are here Reporte GEM INFORME GEM PERÚ 2008 Resumen Ejecutivo

INFORME GEM PERÚ 2008 Resumen Ejecutivo

En el 2008, el Perú es considerado uno de los países con mayor índice de actividad emprendedora en el mundo. Obtuvo un índice TEA de 25,6%, lo que significa que uno de cada cuatro peruanos adultos realiza algún tipo de emprendimiento. Entre el grupo de países con economías basadas en eficiencia (según la clasificación del Word Economic Forum), nuestro país presenta la tasa más alta de actividad emprendedora. Con relación al entorno GEM, este año solamente fue superado por Bolivia.

El índice de emprendedores establecidos es tan solo un tercio del índice de actividad emprendedora en etapa inicial (ratio 0,32), hecho que refleja un elevado nivel de descontinuación de las empresas al poco tiempo de ser creadas. El 10,4% de la población adulta ha cerrado, vendido o, en general, descontinuado un negocio en los últimos doce meses. Sin embargo, en el 37% de los casos, el negocio continuó operando tras la salida del emprendedor. Los principales motivos de descontinuación del negocio fueron los motivos personales (33%), la falta de rentabilidad del emprendimiento (28%) y la oportunidad de acceder a un empleo o incursionar en otro negocio (14%).

El ratio TEA por oportunidad/TEA por necesidad se mantiene en 2.1; es decir, en el Perú, por cada emprendimiento generado por necesidad surgen dos por oportunidad. Entre las motivaciones detrás del emprendimiento por oportunidad, destaca el interés por obtener mayores ingresos (30.7%), que casi dobla, en términos porcentuales, el deseo de independencia (15%).
El 58.7% de los emprendedores peruanos invirtieron en empresas orientadas al consumidor final, especialmente de los rubros de hoteles, restaurantes y comercio minorista, con 53,1%. El sector de transformación (29.4%) y el extractivo (5.6%) ocupan el segundo y tercer lugar, respectivamente. En comparación con el 2007, hubo un incremento del sector transformación en detrimento del sector extractivos y los orientados al consumidor.


En cuanto al emprendimiento femenino, el Perú presenta la tasa más alta (23,6%) entre los países con economías basadas en eficiencia y ocupa el tercer lugar en toda la serie GEM. Sin embargo, el ratio de participación femenina respecto de la masculina muestra un descenso de 1,0 a 0,86 con relación al año 2007.

Entre otras características del emprendimiento en el Perú, la edad promedio de los emprendedores en etapas iniciales es de 35.9 años, las personas que tienen mayor nivel educativo muestran una mayor propensión a emprender, la mayoría de los emprendedores se sitúa en la media o por encima de la media del ingreso per cápita del país y más del 70% de los emprendedores en etapas iniciales manifiesta estar trabajando a tiempo parcial o completo en sus negocios.Entre los países con economías basadas en eficiencia, el Perú es uno de los países con mayor porcentaje de personas adultas que perciben buenas oportunidades de negocio (60%), ocupa el segundo lugar en cuanto a personas que creen tener  apacidades para emprender (66%), y el 38% de su población adulta manifiesta que el miedo al fracaso le impediría poner un negocio. Estos indicadores conducen a que el Perú sea el segundo país (después de Macedonia) en presentar el porcentaje más alto de personas con intenciones de abrir una empresa en los próximos tres años.

En el Perú, en general, el emprendimiento es bien percibido. El 82% de las personas no emprendedoras refieren que poseer y dirigir un negocio es una buena opción de carrera.
Este porcentaje se eleva a 84% cunado se considera a la población en general, y más aun entre las personas involucradas en el proceso emprendedor (90.6% en los emprendedores nacientes y 91.2% en los emprendedores con negocios consolidados).

Entre los países con economías basadas en eficiencia, el Perú muestra el mayor porcentaje de población adulta con expectativas de alto crecimiento, aunque entre los emprendedores en etapas iniciales solo el 9% piensa crecer hasta tener más de 20 empleados en cinco años. Asimismo, el 93% de los emprendedores intenta iniciar un negocio con una nueva combinación producto-mercado, pero únicamente 11.9% espera expandir su mercado con uso de nueva tecnología.

En el 2008, los emprendedores peruanos encuestados invirtieron alrededor de 11'478,364 soles, lo que equivale a una inversión promedio de alrededor de 29,000 soles por negocio, procedentes, en el 56% de los casos, de los recursos propios del emprendedor. Por otro lado, hasta el 50% de los emprendimientos demandó una inversión de no más de 2,000 soles y hasta el 80% fue puesto en marcha con una inversión de máximo 5,000 soles.
En cuanto a características sociodemográficas, en el 2008, el inversor informal peruano tiene una edad promedio de 36.1 años, más del 59% son varones, el 35% cuenta con un grado universitario y el 87% pertenece a los niveles socioeconómicos medio y alto. El valor promedio de su aporte asciende a 4,670 soles. Aunque se ha mejorado en algunos aspectos del contexto emprendedor, todavía el Perú se mantiene en una posición desfavorable en 9 de las 10 EFC evaluadas por los expertos. En opinión de estos expertos, las principales EFC que estimulan el emprendimiento son el clima económico, las normas sociales y culturales que apoyan socialmente al emprendedor y la apertura del mercado interno; mientras entre las principales EFC que limitan el desarrollo del emprendedor se cuentan las políticas gubernamentales, la educación básica y superior y el entorno financiero.

Para concluir, esta entrega presenta el Índice Global de Emprendimiento (GEI), un índice complejo que va más allá del TEA, la medida estándar del GEM. El GEI es compatible con el modelo GEM revisado y con la noción de un “diamante de desarrollo” compuesto por cuatro facetas principales: la libertad económica, la competitividad, el costo de hacer negocios y el emprendimiento. Estos cuatro elementos están correlacionados positivamente y parecen variar en la misma dirección cuando una economía se desarrolla. El GEI, que toma un valor entre 0 y 1, es simplemente el promedio de tres subíndices: el de actitudes, el de aspiraciones y el de actividades emprendedoras. El Perú ocupa la posición número 41 del ranking, siendo el subíndice de las actitudes emprendedoras el que mejor contribuye a la actividad emprendedora en nuestro país (posición 26), mientras el que menos contribuye es el de las aspiraciones (posición 51). Es decir, existe una actitud positiva hacia el emprendimiento, pero nuestros emprendedores ven con cierto pesimismo las condiciones para su crecimiento. Esta perspectiva podría ayudar a formular políticas adecuadas que impulsen el emprendimiento productivo.

Joomlart