You are here Reporte GEM INFORME GEM PERÚ 2006 Resumen Ejecutivo

INFORME GEM PERÚ 2006 Resumen Ejecutivo

 

El Perú es considerado nuevamente el País con el más alto índice de actividad emprendedora a nivel mundial.
En el 2006, el Perú tiene un TEA de 40.2% mientras que el promedio mundial se encuentra en 9.5%. En otras palabras, cuatro de cada diez peruanos adultos, independientemente de la condición social, el sexo o la educación, se encuentran realizando algún tipo de actividad emprendedora.

Como en las anteriores ediciones, el índice de actividad emprendedora muestra una gran variación entre los países que forman parte del ámbito GEM.
Los índices de actividad emprendedora difieren significativamente, desde índices my bajos, como en BÉLGICA (2.7%), Y Japón (2.9%), hasta niveles altos como en Perú (40.2%), Colombia (22.5%), Filipinas (20.4%) y Jamaica (20.3%).

Si bien la actividad emprendedora en nuestro país es la más alta a nivel global, su impacto sobre la creación de empleos está por debajo del promedio mundial.
En el año 2006, más del 68% de los emprendimientos genera empleo solo para su propietario y el 6.9% de los emprendedores percibe su negocio como un emprendimiento con alto potencial de crecimiento.

El emprendimiento por oportunidad en el Perú está por debajo del promedio GEM.
En el ámbito GEM, 6 de cada 7 emprendimientos (más del 85%) buscan aprovechar una oportunidad de negocio, mientras que en el Perú esto solo ocurre en 2 de cada 3 empresas recién creadas (67%).

En el Perú, 3 de cada 4 empresas, son de reciente creación y solo una es de una empresa establecida, lo que evidencia una alta tasa de cierres empresariales.
El índice de empresas establecidas en el Perú es de 12.4%; sin embargo, si bien este índice es mayor al promedio GEM, al compararse con el nivel de actividad emprendedora se torna evidente que muchos emprendimientos no logran consolidarse. Como consecuencia, el Perú es el cuarto país con la tasa de cierres empresariales más elevada del ámbito GEM (alrededor de 10% de la población adulta ha abandonado o cerrado un negocio en los últimos doce meses), frente a un promedio GEM de cierres de apenas alcanza el 3.78%.

En el 2006, los peruanos prefirieron emprender en actividades de comercio y distribución mayorista.
A diferencia de los encontrado en el 2004, en que el sector más emprendedor fue aquel orientado al consumidor (hotelería y restaurantes), en este año el 43% de los emprendimientos se concentró en el comercio y distribución mayorista, probablemente en relación con el crecimiento del sector retail y de exportaciones no tradicionales, que porporcionó oportunidades para nuevas empresas manufactureras, distribuidoras y exportadoras.

La mayoría de los emprendedores peruanos propietarios de empresas nuevas y establecidas considera que ofrecer innovación en sus productos es parte importante de sus emprendimientos; sin embargo, el uso limitado de una nueva tecnología origina un bajo potencial de expansión de mercado.
En el Perú, los emprendimientos que ofrecen un producto o servicio nuevo para por lo menos algunos de sus potenciales clientes ha aumentado de 63% a 81%. Sin embargo, respecto del 2004, más emprendedores esperan encontrar competencia para sus productos y menos empresas estarían invirtiendo en tecnología nueva.
El potencial de expansión de mercado mide la innovación considerando en conjunto la oferta de nuevos productos, el grado de competencia que enfrenta el negocio y el uso de tecnología nueva. Para nuestro país, los resultados de este índice son desfavorables, apenas el 2.19% de las empresas nuevas cuentan con un elevado potencial de expansión, y solo 5.9% de las empresas nuevas y 3.2% de las empresas establecidas tendría alguna expansión de mercado con uso de tecnología nueva. Estos índices están por debajo del promedio de los países de renta media, grupo al que pertenece el Perú.

La actividad exportadora en las empresas nuevas y establecidas es aún incipiente, lo que revela que los emprendimientos se orientan, sobre todo, al mercado local.
En el Perú, el 64.3% de las empresas nuevas y el 68.3% de las empresas establecidas no exporta, hallazgo que deja entrever que los emprendimientos peruanos no están aprovechando cabalmente las nuevas oportunidades abiertas por los acuerdos de libre comercio entre los países.

El peruano emprendedor típico es relativamente joven, cuenta con educación secundaria y postsecundaria y percibe bajos ingresos.
En el Perú, el emprendedor típico tiene una edad promedio de 33.5 años, percibe buenas oportunidades de negocios, ha culminado la educación secundaria o postsecundaria y se encuentra empleado, pero su nivel de ingresos personales es bajo. Además de ello, su dedicación al negocio depende de la etapa en la que se encuentre su emprendimiento y ha mejorado sus actitudes hacia la creación de empresas.

El Perú es el país con la mayor participación de la mujer en la actividad emprendedora.
Por cada hombre emprendedor hay prácticamente una mujer emprendedora. Aún cuando es prematuro pensar en una tendencia, pues solo se han evaluado dos años, se espera que para los periodos subsiguientes esta participación continué aumentando, conforme se incremente el reconocimiento al emprendimiento femenino. La mujer emprendedora muestra características similares a las de los emprendedores varones, con algunas excepciones: manifiesta un menor nivel educativo, es por lo general ama de casa y tiene un nivel de ingreso bajo. Además su participación se realiza con más frecuencia en actividades de comercio, hotelería y restaurantes, pero en condiciones precarias y con menores niveles de productividad y competitividad que los emprendimientos de los hombres.

La inversión promedio realizada por los emprendedores peruanos es mínima respecto de los países del ámbito GEM.
En el ámbito GEM, la inversión promedio para emprender un negocio es de aproximadamente 65 mil dólares y los emprendedores asumen, en promedio, el 62% de esta suma. En el Perú, la inversión promedio no supera los 6, 500 dólares y los emprendedores aportan alrededor del 40% de este monto, siendo los familiares cercanos la fuente principal de financiamiento. Por otro lado, el 91% de los emprendedores peruanos espera recuperar su inversión en 2 años o menos, y para dentro de diez años, el 68% espera un retorno de por lo menos 5 veces el monto invertido.

La actividad de emprendimiento está directamente relacionada con el desarrollo de la inversión informal.
En nuestro país, el 14.76% de la población adulta entrevistada manifestó haber participado como inversor informal, en beneficio principalmente de familiares directos, amigos y/o vecinos. Esta inversión informal significó un aporte de aproximadamente 7500 millones de nuevos soles. Ello sugiere que, si bien el promedio de la inversión informal es pequeño (alrededor de 3000 soles), el monto acumulado es considerable para el desarrollo de buena parte de la actividad emprendedora nacional.

En el Perú, las condiciones específicas del entorno que afectan el emprendimiento han recibido una mejor valoración por parte de los expertos, aunque en su mayoría estas continúan en un rango desfavorable para la creación de empresas.
Los expertos peruanos concluyen que la apertura de mercado, las normas sociales y culturales, y el clima económico general son los principales factores que podrían estar estimulando la actividad emprendedora en nuestro país. Por el contrario, los expertos mencionan que los principales factores que limitan las iniciativas emprendedoras están constituidos por las políticas gubernamentales, el acceso financiero, y la educación y capacitación para el emprendimiento.

Joomlart